Masaje deportivo

Masaje deportivo

El masaje dentro de las diversas técnicas es la más valorada por los deportistas, ya que éste se caracteriza por realizarse en el mismo momento de la actividad deportiva y por los objetivos terapéuticos en los que están enfocados.

Se ha de tener en cuenta que la musculatura está dolorida por lo que los objetivos generales de un masaje deportivo serán:

  • Bajar la hipertonía muscular. La hipertonía significa el aumento excesivo del tono muscular, produciendo un estado de rigidez en los músculos, por lo que notamos ciertas resistencias al momento de mover partes del cuerpo. Esto puede llegar a provocar músculos tensos con contracturas y con posibles desgarros musculares o en el peor de los casos fracturas por estrés muscular.
  • Recuperación en la capacidad de acumulación de energía muscular.
  • Prevenir lesiones por movimiento repetitivos como tendinitis.
  • Las maniobras se ejecutaran con una intensidad media-alta en el cual se utilizan fricciones, amasamientos superficiales y profundos, percusiones, entre otras técnicas. Los deportistas deben combinar los masajes con la elongación, ya sea antes, durante y/o después del entrenamiento.
  • Preparar los tejidos para el esfuerzo deportivo.
  • Prevención de lesiones.
  • Recuperación de lesiones.

Existen clasificaciones en el masaje deportivo, según los objetivos perseguidos.

Masaje pre competitivo:

Antes de la competición es muy efectivo realizar una primera sesión de masaje, esta debe ser unas 24horas antes de la competencia o entrenamiento. El cual servirá para aumentar la circulación sanguínea, elasticidad muscular y la temperatura, en este ultimo punto, lo que algunos terapeutas realizan es una combinación de glicerina con alcohol para aumentar la temperatura de los músculos más rápidamente. Este masaje es profundo y vigorizante.

Objetivos

  • Aumento de la circulación sanguínea.
  • Aumento de la temperatura interna del músculo y de las propiedades viscoelásticas del tejido muscular y conjuntivo, que forman fascias, aponeurosis y tendones.
  • Eliminación de adherencias en la fascia muscular y mialgias (dolor muscular localizado).

 

Masaje post competición:

Esta fase se debe aplicar desde los cuarenta y cinco minutos después del fin de la actividad física hasta las cinco horas después de ésta. Con este masaje se facilita la desaparición de las contracturas y toxinas provocadas por el entrenamiento. Se le recomienda al deportista realizar un enfriamiento activo que incluye disminución del ritmo, estiramientos, hidratación y normalización respiratoria y cardíaca. También sirve mucho los baños con agua fría, de este modo, todas las fibras musculares que se rompieron y desordenaron al hacer ejercicio, se vuelven a organizar.

Objetivos

  • Drenar los desechos metabólicos.
  • Disminución del hipertono muscular.
  • Aumento del riego sanguíneo.

En esta fase está muy indicado el drenaje linfático manual y es preciso evitar técnicas de masoterapia muy intensas que puedan aumentar el dolor o llegar a una inflamación, aumentando de esta manera el tiempo de recuperación.

Masaje de mantenimiento:

Este masaje podrá diagnosticar posibles contracturas que a la larga puedan transformarse en lesiones, como también se podrá evaluar y tratar la fatiga muscular y el mantenimiento de un buen grado o nivel de elasticidad.

Debe realizarse una o dos veces por semana, esto va a depender de cada deportista y de lo rápido que se contracture, lo que es seguro es que si van a realizarse un masaje de mantención, este debe ser periódico.

Objetivos

  • Eliminar cuadros de fatiga muscular.
  • Mantener la elasticidad natural del tejido muscular, tendinoso, facial, ligamentoso.
  • Detección y eliminación de zonas de mialgia.

Author Info

whooohq